Tom Holland rompió su ordenador cuando se enteró de que había conseguido el papel de Spider-Man