Stephen King desvela qué película le dio tanto miedo como para no poder terminarla