‘Nomadland’ gana en una gala de los Oscar terrible que se olvidó de lo más importante: las películas