Las loquísimas exigencias de Christopher Nolan para la distribución de su próxima película sobre la bomba atómica