La tecnología de ‘Frozen’ ayuda a unos investigadores a resolver un caso de hace 62 años