James Gandolfini llegó a emborracharse tanto rodando ‘Los Soprano’ que tuvo que ser encadenado a un árbol