‘En El Barrio’: A la mierda la meritocracia