El número de teléfono de ‘El juego del calamar’ existe y su dueño está viviendo un infierno