Daniel Craig solía encerrarse en casa hasta que Hugh Jackman le ayudó a gestionar su fama